¡ALERTA! – GENOCIDIO / COVID-19: el Congreso de Brasil aprobó un proyecto de ley para ayudar a los pueblos indígenas que autoriza a los misioneros en áreas donde viven comunidades aisladas – Borrado de la existencia indígena – Parte 4

Las comunidades indígenas aisladas en la Amazonía son el objetivo de misioneros fanáticos decididos a establecer contactos y conversiones forzosas, así como a funcionarios gubernamentales interesados ​​en abrir territorios indígenas a intereses extractivos y agricultura.

La versión original del proyecto de ley PL1142 / 2020 preveía el encarcelamiento de los delincuentes que ingresan a los territorios de las comunidades indígenas aisladas durante la crisis de salud del coronavirus. El diputado Wellington Roberto agregó una enmienda al proyecto de ley que autoriza las misiones religiosas en el último minuto. Este proyecto de ley que autoriza acciones religiosas entre pueblos indígenas aislados fue aprobado en el Congreso el 22 de mayo. El proyecto de ley luego irá al Senado.

Imagen original de Gleilson Miranda / Governo do Acre, reelaborada por Barbara Crane Navarro

La Coordinación de Organizaciones Indígenas de la Amazonía Brasileña (COIAB) rechaza absolutamente este intento de abrir territorios indígenas con comunidades aisladas para el acceso misionero. Según el COIAB, la invasión de misioneros ha causado históricamente la tragedia y la muerte de las comunidades que se han visto obligadas a entrar en contacto y a la conversión religiosa. El COIAB solicita el rechazo de esta parte del proyecto de ley y la retirada inmediata de los misioneros de las tierras donde viven pueblos aislados.

En medio de la pandemia de coronavirus que asola Brasil, aterrizando y despegando de las aldeas de la región amazónica de Vale do Javari para contactar y evangelizar a las comunidades indígenas en esta remota y difícil región, los misioneros evangélicos fundamentalistas no retrocederán nada . La región del Valle de Javari tiene el mayor número de pueblos indígenas no contactados del mundo que son muy susceptibles a las enfermedades causadas por lo que consideramos civilización.

El evangélico Andrew Tonkin y el misionero cristiano Wilson Kannenberg de “Rescue Wings”, una organización misionera de aviación, representada aquí con un hombre nativo sin nombre. Imagen de Facebook

Hay al menos 100 grupos indígenas aislados en la cuenca amazónica de Brasil que viven en armonía entre ellos mismos y con su entorno, manteniendo tradiciones y creencias ancestrales como lo han hecho durante miles de años.

Más de 500 años después de la llegada de los primeros colonizadores a Brasil y el inicio de la destrucción de tierras y vidas indígenas, los misioneros Estadounidenses continúan esta peligrosa obsesión. La noción misma de conversión religiosa forzada o “salvación” de los pueblos indígenas es un enfrentamiento a estas culturas ancestrales y a la autodeterminación garantizada constitucionalmente de las comunidades indígenas.

Los informes de los líderes indígenas de los pueblos Marubo, Mayoruna y Matsé revelan que un misionero con sede en Estados Unidos, Andrew Tonkin, se organizó con otros miembros de la “Misión Internacional Fronteriza” para ir en una expedición a Igarape Lambança para convertir comunidades indígenas no contactadas en el valle de Javari.

“Los misioneros compraron linternas y otros equipos para intentar regresar al Valle de Javari. Andrew dijo que ya había recibido el permiso de Dios allá arriba en los cielos, y allí no hay ley más grande que esta, que pueda prohibir su entrada,” dijo un converso nativo catequizados que participaron en una reunión con Andrew Tonkin y otro misionero de los Estados Unidos, Josiash Mcintyre.

Kenampa Marubo, coordinador general de la Unión de Pueblos Indígenas de Vale do Javari (Unijava) informa haber recibido amenazas de misioneros estadounidenses. El 25 de marzo, Josiash Mcintyre, acompañado por un joven converso de Marubo, invadió la sede de Unijava en Atalaia do Norte. Su objetivo era presionar e intimidar a los nativos que trabajan allí para obligarlos a darles un permiso oficial para ingresar al Vale do Javari, como lo exige la Fundação Nacional do Índio (Funai).

Los misioneros ya tienen una logística muy desarrollada para acceder a comunidades aisladas; drones, computadoras, armas de fuego, GPS y teléfonos satelitales. Para llegar a grupos aislados en Igarape Lambança, planean usar el mismo hidroavión mono-motor que pertenece al misionero Wilson Kannenberg que usaron en el pasado para sus intentos anteriores.

foto: Andrew Tonkin y Evangelio (Gospel) detalle del sitio web de la FIM

El sitio web de Frontier International Mission “un ministerio bautista de libre albedrío” está lleno de tópicos religiosos sentimentales y mal escritos y el lema “saber es dar a conocer.” Afirma que Andrew Tonkin “ha estado haciendo trabajo misionero durante más de once años en la cuenca del Amazonas. Su trabajo consiste en plantar iglesias indígenas y trabajo misionero de crecimiento de la iglesia.” En otra parte del sitio web está la siguiente oración truncada: “Ora para que los enemigos no se asusten y causeconfusión, ganando a expensas de esta preciosa iglesia emergente.” 

Una invitación a morir de Amazon News en el sitio web de FIM

Tonkin afirma que no se encuentra actualmente en Brasil, pero los líderes indígenas dicen que está mintiendo y que, de hecho, se encuentra en Benjamin Constant, un pueblo cerca de Atalaia do Norte donde se encuentran varios misioneros. Una familia de Frontier International Mission proclama en el sitio web: “Nuestro corazón y nuestra meta en el ministerio es llegar a las personas no alcanzadas entre los pueblos indígenas remotos del Valle de Javari … para que podamos compartir el evangelio con ellos , luego enséñeles, capacítelos y capacítelos para llevar el Evangelio a su propia gente.”                                        Un anciano indígena Marubo respondió: “Nuestra preocupación es que, en el contexto de la pandemia de coronavirus, todavía existe la insistencia de proselitismo de los grupos fundamentalistas que trabajan para este propósito, que es una actitud irresponsable y criminal.”

El Amazonas ha sido históricamente invadido por mineros, madereros, criadores y misioneros, algunos de los cuales ahora pueden estar infectados con un coronavirus. A medida que la pandemia se extiende en Brasil, existe una posibilidad real y aterradora de que las comunidades indígenas remotas y vulnerables puedan ser diezmadas por la enfermedad después del contacto con extraños, ya que no tienen resistencia ni inmunidad incluso para las enfermedades occidentales comunes. como la gripe o el sarampión. Una epidemia de Covid-19 podría ser fatal para los 850,000 indígenas de Brasil que son particularmente susceptibles a las enfermedades respiratorias.

Muchas de las comunidades indígenas con mayor diversidad cultural, como los Kayapo en la cuenca del río Xingu en los estados de Mato Grosso y Pará, han declarado un bloqueo y niegan el acceso a cualquier persona fuera de la comunidad para prevenir que el virus no se extienda entre ellos.

Para muchos grupos indígenas en el Valle de Javari que han optado por permanecer aislados del contacto con el mundo exterior, la práctica de cualquier forma delaislamiento social” es complicado. El riesgo de que una persona infectada propague la enfermedad a todos los miembros del grupo es abrumador en las grandes estructuras de paja tradicionales en las que los aldeanos ocupan el mismo espacio vital. “Traer el Evangelio a su propia gente” podría conducir a la aniquilación de la comunidad.

foto: Gleilson Miranda / Governo do Acre

“Una invitación a morir” fue una metáfora misionera, pero durante la pandemia de coronavirus en el Amazonas, ¡ahora es una amenaza mortal!

About Barbara Crane Navarro - Rainforest Art Project

I'm a French artist living near Paris. From 1968 to 1973 I studied at Rhode Island School of Design in Providence, Rhode Island, then at the San Francisco Art Institute in San Francisco, California, for my BFA. My work for many decades has been informed and inspired by time spent with indigenous communities. Various study trips devoted to the exploration of techniques and natural pigments took me originally to the Dogon of Mali, West Africa, and subsequently to Yanomami communities in Venezuela and Brazil. Over many years, during the winters, I studied the techniques of traditional Bogolan painting. Hand woven fabric is dyed with boiled bark from the Wolo tree or crushed leaves from other trees, then painted with mud from the Niger river which oxidizes in contact with the dye. Through the Dogon and the Yanomami, my interest in the multiplicity of techniques and supports for aesthetic expression influenced my artistic practice. The voyages to the Amazon Rainforest have informed several series of paintings created while living among the Yanomami. The support used is roughly woven canvas prepared with acrylic medium then textured with a mixture of sand from the river bank and lava. This supple canvas is then rolled and transported on expeditions into the forest. They are then painted using a mixture of acrylic colors and Achiote and Genipap, the vegetal pigments used by the Yanomami for their ritual body paintings and on practical and shamanic implements. My concern for the ongoing devastation of the Amazon Rainforest has inspired my films and installation projects. Since 2005, I've created a perfomance and film project - Fire Sculpture - to bring urgent attention to Rainforest issues. To protest against the continuing destruction, I've publicly set fire to my totemic sculptures. These burning sculptures symbolize the degradation of nature and the annihilation of indigenous cultures that depend on the forest for their survival.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

3 Responses to ¡ALERTA! – GENOCIDIO / COVID-19: el Congreso de Brasil aprobó un proyecto de ley para ayudar a los pueblos indígenas que autoriza a los misioneros en áreas donde viven comunidades aisladas – Borrado de la existencia indígena – Parte 4

  1. Es trágico! Estas comunidades indígenas no necesitan ser “salvadas”, ¡deben dejarse en paz!

    Liked by 1 person

  2. ¿No hemos repetido esta parodia un millón de veces en todo el mundo y a lo largo de la historia para no aprender nada?

    Liked by 1 person

  3. czls says:

    La intrusión espiritual debería ser un delito castigado con penas de prisión muy largas.

    Liked by 1 person

Leave a Reply to czls Cancel reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s