La fiebre del oro, COVID-19 y el genocidio Yanomami – actualizado

Temía esta noticia desde que se informaron los primeros casos de COVID-19 en Brasil el 25 de febrero. Ahora ha sucedido. Después de una prueba de detección de coronavirus, Alvanei Xirizana, un joven Yanomami de 15 años, murió el 10 de abril en un hospital de Roraima, el estado brasileño donde se encuentra la mayor parte de la reserva territorial de Yanomami. 

El adolescente se quejó de dolor en el pecho, dificultad para respirar, dolor de garganta y fiebre. Según los informes, su comunidad debería haber amenazado al equipo de salud después de que su solicitud de transporte fuera denegada para llevarlo al hospital general de Roraima. Cuando llegó al hospital, fue enviado a la unidad de cuidados intensivos y sepultado.

El niño era de una comunidad en el río Uraricoera, que durante mucho tiempo ha estado plagado de mineros de oro.

fotomontaje: niño Yanomami dirigido – Barbara Crane Navarro

Hasta el 22 de junio, había al menos 168 casos de COVID-19 en comunidades Yanomami; cinco muertes y otras tres muertes sospechosas por el virus. Los mineros de oro son vectores de la enfermedad. También traen violencia; Esta semana, dos Yanomami de la comunidad Xaruna de Parima fueron asesinados por mineros de oro.

Durante muchas décadas, el territorio Yanomami ha sido invadido por decenas de miles de mineros de oro. Anteriormente, los mineros de oro propagaban la gripe y el sarampión, que fueron fatales para los Yanomami. Los pueblos indígenas carecen de resistencia a las enfermedades externas. Vivir juntos en una vivienda colectiva hace imposible el distanciamiento social. Si un nativo está infectado con el coronavirus, todos en su aldea podrían ser diezmados.

Los líderes Yanomami dicen que los mineros de oro son responsables de la introducción del coronavirus en sus comunidades. Están muy preocupados porque más de 25,000 buscadores de oro ahora están operando en su reserva, destruyendo el bosque para despejar espacios para pozos de extracción, contaminando la tierra y los ríos con mercurio y contaminando los peces. El ruido ensordecedor de sus máquinas y tuberías de alta potencia asusta el juego, sin dejar nada para que los Yanomami cacen. A medida que el virus se propaga por todo Brasil, la fiebre del oro en el Amazonas continúa sin cesar, acelerando la devastación entre los 850,000 indígenas del país.

Territorio Yanomami, río Uraricoera, enero de 2016 arriba y agosto de 2019 abajo, foto de satélite:

Mientras tanto, la exposición actual en la Fundación Cartier “La Lucha Yanomami” incluye esta descripción: “Representando a un pueblo cuya existencia está en peligro, Davi Kopenawa pinta un retrato inolvidable de la cultura Yanomami de ayer y hoy, en el corazón de la selva tropical: un mundo donde el antiguo conocimiento indígena y las tradiciones chamánicas se enfrentan a la geopolítica global de una industria insaciable de extracción de recursos naturales “

– ¡SÍ, LA INDUSTRIA DE EXTRACCIÓN DE ORO Y DIAMANTE REPRESENTADA POR Cartier!

La publicidad de la exposición continúa con esta declaración: ” La situación se deterioró aún más en la década de 1980 cuando las tierras Yanomami fueron invadidas por 40,000 MINEROS DE ORO. Más del 15% de la población muere de malaria y enfermedades infecciosas. “

Claudia Andujar, La Lutte Yanomami, 2020, Fondation Cartier, Paris. LUC BOEGLY 2020

Hoy, en 2020, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, propone autorizar la minería comercial en áreas indígenas y no tiene en cuenta los esfuerzos ecológicos y los intereses indígenas. También minimiza el grave desastre de salud que representa el coronavirus.

¿Qué podemos hacer con esta situación intolerable? Obviamente, nunca aceptaríamos la contaminación de nuestro suministro de agua potable, ni la destrucción minera en nuestros jardines o nuestras  propias ciudades.

fotomontaje: barrido bajo la alfombra roja – serie “Pas de Cartier” – Barbara Crane Navarro con el anuncio de Cartier y la foto de João Laet / The Guardian

Si planea usar joyas de oro o artículos de regalo de oro, reconsidere. Los Yanomami y todos los pueblos indígenas cuyas tierras están devastadas para extraer oro y diamantes y otros minerales valen mucho más que ornamentos ostentosos.

Deje de comprar y usar joyas de oro y diamantes y ayude a defender al mundo de la locura depredadora de Cartier y otras compañías que promueven la idea de “lujo” como acumulación de baratijas innecesarias y inútil.

El verdadero lujo es vivir y prosperar en un mundo sano y no contaminado. Apoyemos, alentemos y promovamos esta visión del futuro.

Cuando cortas los árboles asaltas los espíritus de nuestros antepasados. Cuando buscas minerales, atraviesas el corazón de la Tierra. Y cuando viertes venenos en la tierra y en los ríos, químicos de la agricultura y mercurio de las minas de oro, debilitas los espíritus, las plantas, los animales y la tierra misma. Cuando debilitas la tierra así, comienza a morir. Si la tierra muere, si nuestra Tierra muere, ninguno de nosotros podrá vivir, y nosotros también moriremos. ” – cacique Raoni Metuktire

About Barbara Crane Navarro - Rainforest Art Project

I'm a French artist living near Paris. From 1968 to 1973 I studied at Rhode Island School of Design in Providence, Rhode Island, then at the San Francisco Art Institute in San Francisco, California, for my BFA. My work for many decades has been informed and inspired by time spent with indigenous communities. Various study trips devoted to the exploration of techniques and natural pigments took me originally to the Dogon of Mali, West Africa, and subsequently to Yanomami communities in Venezuela and Brazil. Over many years, during the winters, I studied the techniques of traditional Bogolan painting. Hand woven fabric is dyed with boiled bark from the Wolo tree or crushed leaves from other trees, then painted with mud from the Niger river which oxidizes in contact with the dye. Through the Dogon and the Yanomami, my interest in the multiplicity of techniques and supports for aesthetic expression influenced my artistic practice. The voyages to the Amazon Rainforest have informed several series of paintings created while living among the Yanomami. The support used is roughly woven canvas prepared with acrylic medium then textured with a mixture of sand from the river bank and lava. This supple canvas is then rolled and transported on expeditions into the forest. They are then painted using a mixture of acrylic colors and Achiote and Genipap, the vegetal pigments used by the Yanomami for their ritual body paintings and on practical and shamanic implements. My concern for the ongoing devastation of the Amazon Rainforest has inspired my films and installation projects. Since 2005, I've created a perfomance and film project - Fire Sculpture - to bring urgent attention to Rainforest issues. To protest against the continuing destruction, I've publicly set fire to my totemic sculptures. These burning sculptures symbolize the degradation of nature and the annihilation of indigenous cultures that depend on the forest for their survival.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

6 Responses to La fiebre del oro, COVID-19 y el genocidio Yanomami – actualizado

  1. czls says:

    Sí, es trágico lo que le sucede a los Yanomami con los estragos de los mineros del oro. Lo que valoramos y
    la forma en que consumimos requerirá, por supuesto, una revisión drástica.

    Liked by 3 people

  2. Ahora que un niño Yanomami murió de un coronavirus transmitido por los mineros de oro, la exposición exclusivamente virtual en la Fundación Cartier impacta con esta descripción: “Representando a un pueblo cuya existencia está en peligro, Davi Kopenawa dibuja un retrato inolvidable de la cultura Yanomami, del pasado y el presente, en el corazón de la selva tropical, un mundo donde el antiguo conocimiento indígena y las tradiciones chamánicas enfrentan la geopolítica global de una INDUSTRIA DE EXTRACCIÓN DE RECURSOS NATURALES INSATIABLES “, de hecho, la industria de extracción del ORO representada por Cartier!

    Liked by 3 people

  3. El oro es, en sí mismo, una enfermedad de la mente humana. Durante años, los cientos de campamentos ilegales de extracción de oro en todo el territorio Yanomami en Brasil y Venezuela han estado contaminando los ríos con mercurio y destruyendo el bosque. Los mineros de oro han propagado históricamente la enfermedad, ahora COVID-19. Si esta locura de oro no se detiene ahora, los Yanomami, otros pueblos indígenas y, en última instancia, toda la Amazonía serán destruidos.

    Liked by 2 people

  4. Reblogged this on Barbara Crane Navarro and commented:

    Hasta el 22 de junio, había al menos 168 casos de COVID-19 en comunidades Yanomami; cinco muertes y otras tres muertes sospechosas por el virus. Los mineros de oro son vectores de la enfermedad. También traen violencia; Esta semana, dos Yanomami de la comunidad Xaruna de Parima fueron asesinados por mineros de oro.
    ¡NO a la SANGRE DE ORO!

    Like

  5. Pingback: Destrucción por la extracción de oro en la selva amazónica – “Cuando cortas los árboles asaltas los espíritus de nuestros antepasados. Cuando buscas minerales, atraviesas el corazón de la Tierra…” | Barbara Crane Navarro

  6. Pingback: Madre y niño Yanomami, Amazonas, Venezuela | Barbara Crane Navarro

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s